Cómo estimular la creatividad de los trabajadores



La curiosidad sobre la vida en todos sus aspectos, continúa siendo el secreto de las personas más creativas.- Leo Burnett

La creatividad en la oficina es indispensable para cualquier negocio. Independiente del tipo de trabajo que realice cada persona es muy importante contar con una nueva forma de ver las cosas. Pero la creatividad es como un músculo, el cual se debe ejercitar y fortalecer a diario.


Todo empresario debe tener claro que mantener a sus trabajadores estimulados y satisfechos es clave para lograr las metas que se ha propuesto.


Es además importante que los trabajadores no se estanquen, no terminen siendo prisioneros de sus propias rutinas. Queremos que sean creativos, está claro que eso es lo ideal, no importa a qué se dedique una empresa o los servicios que presten, pero ¿Cómo podemos lograr eso? ¿Existen pasos predeterminados para ir en esa dirección?


La creatividad de nuestros trabajadores no es algo que se pueda decretar, por supuesto, pero existen algunas guías que nos pueden ayudar en ese sentido. Aquí presentamos algunas:


  • Motivar. En el primer párrafo mencionábamos la importancia de que un trabajador se sienta cómodo en su trabajo, y para eso es importante que existan motivaciones especiales. En un trabajo ideal deben existir expectativas de mejoría para el trabajador, y no hablamos solo de la posibilidad de ascender, sino que también exista un proceso de aprendizaje constante que ayude a que el empleado se forme y amplíe sus horizontes. Además de incentivar con premios a los buenos trabajadores, es importante que sus superiores demuestren agradecimiento y reconozcan una tarea bien hecha.

  • No a la sobrecarga de trabajo. Es muy difícil ser creativo cuando se tienen que realizar mil tareas diferentes en la semana. En lo posible hay que evitar el agotamiento, pues un trabajador agotado rendirá peor y verá comprometida su creatividad.

  • Formación ininterrumpida. El pensamiento creativo se desarrolla mejor si estamos en un proceso de aprendizaje constante, si no nos estancamos. En ese sentido es conveniente que los empleados estén realizando cursos de capacitación de manera constante, o que al menos aprendan el manejo de nuevas herramientas. Hay que evitar el estancamiento a toda costa.

  • Confianza. Fomentar la confianza es clave para crear ese ambiente de trabajo ideal, y un buen ambiente, ya lo dijimos, fomenta la creatividad. Los empleados deben sentir que pueden confiar no solo en sus superiores sino también en sus propios compañeros de trabajo.

  • Valorar. El trabajador se debe sentir valorado, y por eso hablábamos antes de la importancia de los incentivos, de reconocer cuando haga un buen trabajo. Muchas veces tenemos tendencia a decir solo las cosas malas y criticarlas, pero un buen empresario debería ejercitarse en el hábito de reconocer de forma explícita las buenas acciones de sus trabajadores.

  • Espacios abiertos. En la medida de los posible, es mejor tener oficinas abiertas, sin tantos tabiques divisorios, y contar con buenos espacios de relajación y descanso para los trabajadores. Esto puede ser muy costoso, estamos claros, pero al menos se puede contar con algunos elementos recreativos en la oficina, como lápices de colores y stickers. No subestimemos la importancia que el trabajo manual tiene a la hora de combatir el estrés.

4 views0 comments