top of page

ChatGPT consume "una botella de medio litro" en cada conversación

Uno de los aspectos que menos se tiene en cuenta en cuanto al desarrollo de la inteligencia artificial generativa es la enorme cantidad de recursos que necesita para funcionar correctamente.




El pasado mes de marzo varios líderes tecnológicos de la talla de Elon Musk, CEO de Twitter, Tesla o SpaceX, o Steve Wozniak, cofundador de Apple, firmaron un manifiesto que pedía frenar el desarrollo de la inteligencia artificial durante al menos 6 meses.


Estos líderes, que han sido criticados posteriormente por haber podido esconder las intenciones reales detrás de esta petición, aludían a las importantes consecuencias que podría tener el desarrollo de la IA generativa: "Los sistemas de inteligencia artificial más potentes solo deberían desarrollarse cuando estemos seguros de que sus efectos serán positivos y sus riesgos serán asumibles".


Entre esos riesgos —que también han sido denunciados por expertos que abogan por alternativas de código abierto— se encuentran la difusión de determinados discursos de odio, la proliferación de la desinformación o el peligro de una guerra nuclear a escala internacional.


Sin embargo, uno de los aspectos negativos que menos se menciona cuando se mantienen estos debates es la ingente cantidad de recursos naturales que se necesitan para desarrollar estas tecnologías disruptivas.


Hace unos días, varios expertos indicaban a El Confidencial que la electricidad necesaria para desarrollar estos modelos de IA generativa solo estaba al alcance de unos pocos gigantes del sector. OpenAI, la desarrolladora del famoso generador de texto ChatGPT, necesitó generar un consumo energético de 1.300.000 kWh para poder entrenar el modelo lingüístico con el que funciona su tecnología.


Un nuevo estudio ha revelado ahora que estas herramientas también necesitan una enorme cantidad de agua para funcionar. Según publica Futurism, un equipo de investigadores de las universidades estadounidenses de Colorado y Texas han descubierto que la inteligencia artificial también necesita muchísima agua para refrigerar sus centros de datos.


Estos investigadores han indicado que el entrenamiento de GPT-3, el anterior modelo lingüístico con el que funcionaba ChatGPT, consumió la friolera de 185.000 galones de agua (unos 700.000 litros), según sus cálculos, el equivalente al agua necesaria para refrigerar un reactor nuclear.


Los responsables de este informe han señalado que esa agua también sería suficiente como para producir: "370 coches BMW o 320 vehículos eléctricos Tesla".


"ChatGPT necesita beber [el equivalente a] una botella de medio litro de agua para una conversación sencilla de entre 20 y 50 preguntas y respuestas", apuntan los investigadores. "Aunque una botella de medio litro no parezca demasiado, la huella hídrica total combinada sigue siendo extremadamente grande, teniendo en cuenta los millones de usuarios de ChatGPT".







Fuente de la Noticia: businessinsider.es

1 view0 comments

Comentários


Os comentários foram desativados.
bottom of page