top of page

Dyson Zone: diseño "ciberpunk" para unos auriculares que además son purificadores de aire






Lo nuevo de Dyson asusta un poco. Parece de hecho sacado de alguna película de ciencia ficción, porque aunque los Dyson Zone son en primer lugar unos ambiciosos auriculares, son además otra cosa.


Y lo otro que son es un filtro de aire que nos protege contra la contaminación urbana. Podemos usar los auriculares sin ese accesorio, pero una vez acoplado su aspecto es, desde luego, singular.

Por su aspecto los conocerás

Los productos de Dyson suelen tener un aspecto y un diseño diferencial, y los Dyson Zone no son la excepción. Estos auriculares supraaurales cuentan con un formato que desde luego destaca por el tamaño de los propios auriculares y sus copas, pero también por su formato exterior.


Ese formato es en realidad obligado teniendo en cuenta que los auriculares son además un filtro de aire contra la contaminación. Los filtros están precisamente en el interior de los auriculares, y el exterior está protagonizado por un diseño en el que el metal que domina ese diseño está perforado por doquier para dejar entrar y salir el aire.

Los auriculares cuentan con un sistema de cancelación activa de ruido que se alimenta de nada menos que 11 micrófonos capaces de reducir el sonido hasta 38 dB de 20 Hz a 20 kHz. Dichos micrófonos monitorizan los sonidos del entorno 384.000 veces por segundo.


La cancelación activa se ve ayudada por la llamada atenuación pasiva: el sellado externo (la almohadilla y los materiales) se encargan de que incluso cuando los auriculares no están conectados o están apagados haya también protección frente al ruido externo.


El audio de los auriculares contempla frecuencias que van incluso más allá de lo audible por los seres humanos: el rango va desde los 6 Hz hasta los 21 kHz, lo que según el fabricante garantiza que cada nota o palabra se escuche. Los altavoces de neodimio de 40 mm y 16 ohmios son el núcleo del sistema de audio.


Cuentan con un diseño orientado a ofrecer una distorsión ultrabaja. Para ello la salida del transductor se ecualiza aún más mediante el procesamiento inteligente de la señal 48.000 veces por segundo. Ese proceso se combina con la cancelación de ruido para neutralizar la distorsión armónica hasta niveles inaudibles en toda la gama de frecuencias (0,08% a 94 dB y 1 kHz).


El sonido de espectro completo se caracteriza además por un "carácter" neutro y equilibrado que trata de que ninguna frecuencia domine a las demás. Con ello la ecualización nativa trata de respetar la visión del artista, pero los ecualizadores se pueden personalizar.


Ese mismo enfoque se aplica también al usar los auriculares para llamadas de voz, algo que podremos hacer con o sin el visor desmontable. Una serie de micrófonos con beamforming permiten contar con llamadas claras y crear así un entorno de conversaciones con una calidad óptima de audio según Dyson.



Los auriculares cuentan con unas baterías que son capaces de proporcionar una autonomía de 50 horas en funcionamiento solo de audio. Los auriculares cuentan con conexión USB-C para la carga, que se completa totalmente en tres horas.

A salvo de la contaminación

La otra gran propuesta de los Dyson Zone es su papel como filtro anticontaminación. El visor desmontable cubre nariz y boca y queda sujeto a los auriculares para dar un aspecto futurista y realmente sorprendente al conjunto.


Los filtros son capaces de proyectar el aire purificado hacia la nariz y boca del usuario. Según Dyson estos filtros electrostáticos capturan el 99% de la contaminación por partículas de hasta 0,1 micras, mientras que los filtros de carbono enriquecido con potasio se centran en los gases ácidos más frecuentes asociados a la contaminación urbana como el NO2 o el SO2.


¿Por qué ofrecer purificación de aire? Para Dyson la respuesta es obvia: según sus estudios, se prevé que en 2050 siete de cada diez personas vivirán en grandes ciudades y eso hará que la contaminación sea cada vez más un problema. Según la OMS, el 99% de la población mundial vive en zonas que superan los niveles seguros de contaminación.


El sistema de purificación hace uso de compresores en cada auricular que extraen el aire a través de los filtros de doble capa y proyectan dos corrientes de aire purificado hacia la nariz y la boca del usuario, canalizadas a través del visor desmontable.

Esos compresores de precisión giran a una velocidad de hasta 9.750 revoluciones por minuto sin que según Dyson haya apenas ruido audible por ese funcionamiento.


La primera capa de filtros electrostáticos se encarga de capturar partículas ultrafinas como los alérgenos o el polvo de fuentes como la combustión o la construcción.

La segunda capa, K-Carbon, es una capa de carbono enriquecida con potasio que captura específicamente los gases contaminantes de la ciudad, como el NO2 , el SO2 y el O3 , así como los olores desagradables de la ciudad, como los humos de la construcción, las aguas residuales o el aire viciado del metro, por ejemplo. Los filtros duran hasta 12 meses, dependiendo de la ubicación geográfica.


La aplicación MyDyson es además capaz de ir registrando los niveles de NO2 en el aire junto con los niveles de ruido ambiental en tiempo real. La app permite contar con información sobre diversos parámetros de los Dyson Zone o controlar características como la velocidad del flujo de aire, el modo de cancelación de ruido o la ecualización de audio.






Fuente de la Noticia: xataka

0 views0 comments
bottom of page