top of page

Google avanza en la protección de datos personales.







Aparecer en los resultados de búsqueda de Google puede ser una bendición o una pesadilla. El primero de los casos es más que evidente, al punto de que se ha generado toda una industria dirigida, precisamente, a mejorar la visibilidad de las publicaciones en las páginas de resultados del buscador. Hablo del SEO (Search Engine Optimization), claro, de las mil y una técnicas (algunas totalmente limpias y aceptables, otras claramente cuestionables) para optimizar lo publicado con el fin de ganar visibilidad.


Pero, como indicaba al principio, también puede resultar una pesadilla, pues es posible que por múltiples razones el buscador encuentre e indexe alguna información personal que no quieres que se haga pública. Obviamente, aquí hay que establecer una diferencia importante, pues no es lo mismo información pública relacionada contigo (como por ejemplo una noticia en la que se te menciona por la razón que sea) que información personal, que no debería haber trascendido públicamente.


Para el primer caso, el de información pública, Google cumple con el Derecho al Olvido, una normativa que se desarrolló inicialmente en la Unión Europea y que posteriormente saltó a otras geografías, que en determinadas circunstancias permite a las personas pedir que las publicaciones afectadas sean excluidas de los resultados de búsquedas en los que aparecen. Aunque es más complejo, que esto, podemos resumirlo en si la información que queremos eliminar es «inexacta, inadecuada, irrelevante o excesiva», así como si existe interés público en que siga apareciendo en los resultados de búsqueda.



El procedimiento con la información privada es distinto, y además varía según el tipo de la misma, tal y como podemos comprobar aquí. Eso sí, en todos los casos el denominador común es que el proceso de localización del contenido y petición para que sea eliminado de los resultados de búsqueda de Google se inicia, siempre, por parte de la persona afectada (o de su representante legal, claro).


Sin embargo, esto parece estar cerca de cambiar pues, como podemos leer en CNBC, Google ha desplegado, silenciosamente, una función que nos puede informar sobre presencia de nuestros datos personales en Internet y, si lo deseamos, iniciar el proceso para desindexarla. De momento, eso sí, la función parece estar disponible solo en Estados Unidos y, quizá, alguna otra región, pero de momento no en España. Así, si intentamos acceder mediante su URL, se cargará una página en la que se indica «Esta herramienta aún no está disponible en tu región.»


Lo que hace tan interesante esta nueva función de Google es que permite establecer nuestros datos personales y, a partir de ese momento, será el buscador el que nos avise automáticamente cuando identifique algún dato privado de los que hemos configurado previamente. Y cuando recibamos una notificación, junto al dato privado identificado se ofrece directamente la posibilidad de iniciar el proceso para desindexarlo y que, por lo tanto, no vuelva a aparecer en los resultados de búsqueda.






Fuente de la Noticia: muycomputer

0 views0 comments

Kommentarer


Kommentarsfunktionen har stängts av.
bottom of page