NFTs, los archivos digitales que están cambiando el mundo


  • Everydays: The First 5.000 Days de Beeple, un collage digital, en formato JPEG, vendido a un coleccionista de Singapur por 69,34 millones de dólares (unos 53 millones de euros), que convirtió a Mike Winkelmann (nombre real del autor conocido como Beeple) entre los artistas más caros del mundo.

  • El primer tweet de Jack Dorsey, CEO de Twitter. El primer tweet de la red social fue vendido por 2,9 millones de dólares a Sina Estavi, CEO de Bridge Oracle.

  • El punk número #7804 de CryptoPunks Larva Labs. Los Punks de Larva Labs son diseños pixelados con moda “punk” de diversas versiones (zombies, aliens), que son coleccionables. Uno de ellos, el número #7804 fue vendido 7,57 millones de dólares.

Estos tres son ejemplos del gran valor que están logrando los NFTs en el mundo. Y es que los llamados Token no Fungibles, o NFTs, son el tema de moda. Todo el mundo habla de ellos y líderes de negocios como Gary Vaynerchuk (Gary Vee) y Mark Cuban los defienden como la próxima gran industria para invertir. Pero, en detalle, qué son estos “Token no fungibles”, cuáles son sus características e importancia para los negocios.

Como explica la BBC: Los NFT son un activo "inimitable" en el mundo digital que puede ser comprado y vendido como cualquier otro tipo de propiedad, pero no tienen forma tangible en sí mismos.

Para decirlo de la manera más sencilla posible, un NFT es una obra de arte en formato digital. Existen, sí, pero no como una estampilla o un cuadro. No están guardados en un álbum ni colgados en una pared, sino que su ámbito de existencia es el mundo digital.

Precisamente, su gran atractivo es ser intangibles, no se pueden tocar ni producen sombra cuando les da el sol. “Viven” dentro de computadoras o de cualquier otro tipo de dispositivo electrónico y los certificados digitales que se emiten por ellos son los que comprueban que son únicos y los que atribuyen autoría y pertenencia.

Cabe aclarar que hay muchos NFTs que constan de ediciones limitadas de diez o veinte unidades, y, claro, son, más asequibles y baratos que los NFTs únicos. Pero la propiedad de un NFT es única, nadie puede comprar una licencia para tenerlo también o para usarlo. Pertenecen a una sola persona.

Para evitar copias, estos tokens están encriptados y para esto utilizan la tecnología blockchain. Es decir, hay una cadena de bloques que sigue el historial de cada NFT, así como de quien ha sido su propietario desde que fue creado hasta su dueño actual.

Igual que las criptomonedas, estos tokens son objetos de intercambio descentralizados que no están bajo el control de ninguna entidad financiera concreta y cuyo valor se apoya en la ley de oferta y demanda.

Los TNF también se han utilizado para representar activos de videojuegos que son controlados por el usuario en lugar del desarrollador del juego.9​ Esto permite que los activos se negocien en mercados de terceros sin el permiso del desarrollador del juego.

Para el editor Javier Pastor de Xataka, las principales características de los NFTs son:

  1. Son “únicos” y ofrecen propiedad absoluta: así como el arte puede ser imitado, los NFTs pueden ser copiados. Sin embargo, el dueño de un NFT posee un certificado que le atribuye la propiedad única de la obra original.

  2. No permiten la interoperabilidad: en el caso de los videojuegos, por ejemplo, los NFTs no pueden utilizarse en diferentes plataformas. Una tarjeta de CryptoKitties no puede usarse en CryptoPunks, y viceversa.

  3. Son Indestructibles: al estar en una cadena de bloques, los datos de los NFTs no se pueden borrar, eliminar ni replicar.

  4. Son indivisibles: esto quiere decir que los NFTs no se pueden dividir en partes más pequeñas. Su valor es total, por la unidad completa.

  5. Son verificable: gracias al blockchain (cadena de bloques) los NFTs tienen en registro su historial completo: creador, vendedor, propietario.

Los NFTs se pueden adquirir mediante procesos de compras online regulares. Sin embargo, lo recomendable es hacerlo con un monedero digital con alguna criptomoneda. Así mismo, es posible aprovechar páginas como Coin Ranking, o las decenas de otras opciones que existen, para comprar NFTs.

Específicamente, las compras se pueden gestionar conectando un wallet de criptomonedas a las tiendas o Marketplace especializados en NFTs. Los wallets no son en realidad almacenamiento de tus criptomonedas o tus NFTs sino de las claves que necesitas para acceder a éstos.

En la mencionada página de Coin Ranking existe un apartado específico de NFTs en donde se puede ver la lista de precios, cuáles son los más costosos y a cuánto llegó la venta más cara de la historia. Entrando en la ficha de estos tokens podrás conocer la fecha de emisión, blockchain de emisión, nombre, id, cuánto costó y cuándo fue vendido.

En cuanto al precio, pues existen desde los tokens de 15 dólares a otros de varios cientos de miles y los que han alcanzado millones de dólares, como los tres ejemplos que listamos al principio. Millones de dólares por arte digital, ¿sueña descabellado?, ¿parece exagerado? Al analizarlo en detalles es lo mismo que ha ocurrido siempre con el mundo del arte, en donde hay cuadros de unos pocos dólares y también otros que valen decenas de millones.


0 views0 comments