La importancia de los agentes literarios


Se trata de una de las profesiones más ocultas y desconocidas, pero también de las más importantes en el ámbito literario: los agentes.


A la hora de conseguir una editorial para publicar cualquier obra y en cualquier formato, la labor del agente literario es vasta y compleja, y debe tratarse de alguien que al mismo tiempo tenga un gran conocimiento del mundo editorial (además de contactos en ese ambiente) y también mucho criterio para poder evaluar obras escritas, de modo que sepa qué tipo de libro se ajusta a cada editorial.


Se podría pensar que hoy cualquiera puede publicar un libro en forma digital, y hasta cierto punto es cierto, pero conseguir el aval de una editorial de prestigio es fundamental a la hora de promocionar una obra, de lograr que ésta alcance muchos lectores.


El agente literario es quien deberá defender los intereses del autor y por eso debe conocer a la perfección al mismo y a su obra y también el catálogo de cada editorial.


Las grandes editoriales solo trabajan con agentes literarios como intermediarios, no suelen recibir ejemplares directamente de los autores, pues tienen una demanda muy grande y no pueden dar respuesta a todas las solicitudes.


Grandes grupos editoriales como Planeta o Penguin Random reciben al año más de 5 mil manuscritos que deben leer y sopesar la conveniencia de publicarlos. Y aquí la labor del agente literario pasa a un primer plano, pues es él quien puede interceder ante la editorial y convencerles de que determinada obra vale la pena y por lo tanto deben revisarla antes que otras o prestarle especial atención.


El agente literario es el primer filtro para una obra, y el siguiente filtro será la editorial. Quienes dirigen una editorial ya saben que, si reciben una obra de parte de un agente literario, especialmente si es alguien que conocen y estiman, es porque la misma merece su atención y se ajusta a sus temas y a su política editorial.


¿Y cuánto debo pagar por los servicios de un agente literario? Lo más normal es que éste tenga participación sobre los ingresos que obtiene el autor, de modo que también él tenga interés directo en que el libro se venda. Pero también existen muchos agentes literarios que cobran un importe fijo por la lectura del libro en cuestión y por el envío de un informe literario a la editorial.


La figura del agente literario es fundamental si aspiramos que el libro que escribimos alcance una buena circulación, y su aportación no puede conseguirse de otra manera. Todo escritor, sobre todo si es un escritor primerizo, debe estar representado por un buen agente literario.


Y queremos finalizar con una advertencia: hay que tener cuidado a la hora de escogerlo, pues no cualquiera es un agente literario, por más que se llame a sí mismo de esa manera. Es importante comprobar, por ejemplo, que esa persona tiene interlocutores en editoriales importantes y un gran conocimiento de ese mundo.


Fuente: Tregolam


0 views0 comments