Mitos y verdades sobre el marketing de influencers


En el marketing actual hay cientos de posibilidades para desarrollar estrategias y campañas efectivas. Se trata de un área en la que todas las marcas, emprendimientos y empresas deben poner especial atención para poder aprovechar cada una de las posibilidades que van surgiendo cada día.


Una de estas opciones que pueden implementarse actualmente es el marketing de influencers, conocido como “una estrategia donde una marca y una persona influyente trabajan en conjunto para promocionar los productos o servicios de dicha marca”. En un post anterior, titulado ¿Para qué sirve el marketing de influencers? ofrecimos 4 claves para entenderlo. Pero hoy queremos presentar algunos hechos concretos que este tipo de marketing que está cambiando al mundo.


MITOS


1) Debo aliarme con alguien muy famoso.

FALSO. No es necesario buscar influencers con cientos de miles de seguidores, no solo porque esto resulta más caro, sino porque se ha comprobado que aquellos influencers que tienen entre 10 mil y 50 mil seguidores suelen tener un público más fiel. Anteriormente solo los deportistas o artistas súper reconocidos tenían influencia, pero hoy en día, gracias a las redes sociales y el desarrollo de las comunidades digitales es posible contar con personas influyentes en diferentes ámbitos, actividades, regiones y tamaños de audiencias.


2) Es necesario controlar todo el contenido.

FALSO. No se puede esperar crear contenidos en el sentido tradicional de la publicidad o de cómo se manejan directamente las publicaciones. Es importante recordar que no debe ser un mensaje unilateral. Por el contrario, se tratará de una forma de presentar la marca según los intereses de la empresa o emprendimiento, pero con el lenguaje y estilo del influencer. La empresa conoce sus productos y el influencer conoce a su público, así que lo importante es sacar lo mejor de esa combinación.


3) Solo puede crearse una colaboración a la vez.

FALSO. Una de las grandes ventajas del marketing de influencers es que no requiere de exclusividad o de realizar una campaña a la vez. De acuerdo con los intereses de cada empresa o emprendimiento será posible establecer alianzas con varios influencers a la vez, dependiendo de los objetivos de ventas y mercadeo que se tengan.


VERDADES


1) Hay que tener objetivos claros al desarrollar estrategias.

El influencer no quiere perder su tono original, aquello que lo distingue, pero al mismo tiempo tú quieres hacer llegar tu mensaje de la forma más directa posible. Esta colisión de intereses es algo con lo que hay que lidiar, y para eso es necesario que quien realiza la campaña tenga muy claro lo que quiere, de modo que ofrezca propuestas concisas al influencer para que éste genere contenido.


2) Es una estrategia de marketing rentable.

Contar con influencers como aliado no tiene por qué traducirse en un gasto excesivo. Precisamente al buscar a micro influencers y establecer alianzas reales y estratégicas, se puede lograr un retorno de la inversión (ROI) favorable. Además, bien aplicado, este tipo de marketing genera grandes ventajas para las empresas y emprendimiento: mejoramiento de la reputación, mayor confianza de parte de los clientes y las audiencias, posicionamiento de marca, y aumento de ventas.


3) La afinidad es clave al elegir a influencers.

A la hora de elegir influencers con los cuales trabajar será esencial tomar en consideración varios elementos. Por ejemplo: que la persona tenga afinidad con el producto, servicio o marca; que trate temas que compaginen con la esencia de la empresa o negocio; que tengan impacto en el público al que llegan; y que sepan transmitir de forma eficiente el mensajes que la marca quiere dar a conocer (bien sea una oferta, el lanzamiento de nuevo producto, entre otros).


Pasos para crear una estrategia de marketing de influencers:

Ahora que ya conocemos los principales mitos y verdades del marketing de influencers es oportuno dar a conocer las etapas a través de las que se desarrolla una estrategia para este tipo de contenidos:


  • Lo primero es buscar al tipo de influencers que funcione bien con la marca. Hay que prestar atención a aquellas personas que además se especializan en el segmento o área específica al que se dedica tu empresa.

  • Definir bien los objetivos que se buscan. Como en cualquier estrategia de mercadeo, el tener metas claras de a dónde se quiere llegar es el primer paso.

  • Ofrecer datos originales al o a los influencers. Se trata de dar información que él o ellos no conseguirán en otro sitio: curiosidades sobre los productos y servicios, datos sobre estudios de mercado relacionados con los mismos, entre otros tips.

  • Otorgar material audiovisual atractivo y de calidad a los influencers. Y es que un influencer no solo valora la remuneración económica sino también los insumos que se le ofrezcan para la generación de contenido.

  • Responder a las siguientes preguntas: ¿Quieres varios influencers, solo tres, solo dos, solo uno…? ¿Cuántos mensajes quiero publicar y con qué frecuencia? ¿Cuánto estoy dispuesto a invertir? Todo esto lo tendrás más claro una vez que definas tus objetivos, que debe ser el primer paso. Un objetivo puede ir desde algo tan pequeño como alcanzar cierto número de likes en una publicación hasta incrementar tus ventas diarias en un porcentaje determinado. También puede ser conseguir más visitas, más seguidores en tus redes sociales o que tu app tenga más descargas.

  • Los objetivos, aquello que quieres alcanzar, es la base y el principio de todo. Una vez lo tengas claro todo fluirá de manera natural y la campaña se desarrollará de forma orgánica.

  • Y luego de que todo se ponga en marcha, no te límites a observar el contenido producido por los influencers: haz un seguimiento detallado de la evolución de cada mensaje, crea hojas de cálculos para llevar un historial de cómo han interactuado los seguidores de dicho influencer con cada mensaje que publicó relativo a tu marca o empresa. Este es un paso fundamental, al punto que si no tienes tiempo de hacerlo te sugerimos que contrates a alguien que realice este seguimiento (que se puede hacer por medio de una herramienta como Traackr, por ejemplo). Medir la efectividad de los mensajes es la única forma de saber si todos tus esfuerzos están rindiendo los frutos esperados.

  • Entre las métricas básicas que habría que medir están: inversión inicial, alcance y ratio, sentimiento hacia la marca, efecto del mensaje en la marca y nuevas ventas.

0 views0 comments